miércoles, octubre 12, 2005

EL SUEÑO DE FROILÁN


Hace un par de noches conté por enésima vez mi sueño de Froilán. Ya he dicho que soy un hombre de repeticiones y sin duda esta historia es una de las que más he repetido. Sobre todo porque es una de las más alucinantes que me han ocurrido en la vida.

Juro que soñé esto una noche del año 2002:

Estoy viendo la tele en el sofá de mi casa de San Cosme y San Damián cuando suena el timbre. Me levanto y abro la puerta. Ante mí aparece la infanta Elena, que me saluda y dice que se tiene que ir de compras al Corte Inglés. Me pide que cuide de Froilán un par de horas, mientras hace los recados. Yo, un poco sorprendido, le digo que vale. En ese momento, la infanta saca del bolsillo de su abrigo a Froilán. Es un bebé del tamaño de un niñojesús de nacimiento. Cabe en la palma de la mano. Tiene la cara como la cría de un pollo. De hecho, PARECE LA CRÍA DE UN POLLO: ojitos llenos de arrugas, mojado y una boca que parece un pico pidiendo comida.

La infanta me endosa al bebé y yo lo cojo con ambas manos, haciendo un cuenco con ellas. Elena se va y yo me quedo con el chavalín. Qué feo es, madre mía. Me siento de nuevo a ver la tele, mientras el bebé llora en silencio agitando los brazos como si intentara nadar. Es entonces cuando me quedo dormido.

El timbre me despierta y voy rápidamente a la puerta. Es la infanta con muchas bolsas del Corte Inglés. "Ya está. ¿Dónde está Froilán?", pregunta ella. Miro mis manos, el último sitio donde vi al engendro, y ahí no hay nada. No puedo evitar la cara de pánico. La infanta se da cuenta: "¡¿Qué has hecho con MI HIJO?!". Miro al suelo, empiezo a buscar por todo el salón. Elena no deja de gritarme: ¡¡¡¡no-se-te-puede-pedir-nada-qué-desastre-eres-has-perdido-a-mi-niño!!!! Desesperado, empiezo a revolver en los cojines del sofá y en un hueco aparece Froilán, entre pelusas, restos de tabaco y monedas de pesetas. Está sucio, así que lo cojo y le limpio los ácaros. "Menudo susto", me dice la infanta Elena con mirada reprobatoria. Yo suspiro aliviado y avergonzado por mi irresponsabilidad.

La infanta mete en el bolsillo a Froilán y se va. Y yo vuelvo al sofá a ver la tele.

4 Comments:

Blogger Topor said...

AAAAAAAAAAHHHRGHHH!!!

octubre 13, 2005 5:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mare de deu.
cristina

octubre 14, 2005 5:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo tuve exactamente EL MISMO sueño, pero en vez de Froilán, con el feto de Jimmy Giménez Arnau.

Al parecer, el sueño no es tan extraño como parece y hasta tiene su interpretación. Suele surgir cuando sentimos inseguridad porque la cal esté acabando con la trócola de nuestra lavadora.

octubre 15, 2005 8:22 a. m.  
Blogger Bercimuelles said...

Felicidades, co! Acabo de pasear por IMDB y he visto su nominación al oscarico.

¿Que por qué he escondido tanto en el blog la felicitación? Porque me pilló la noticia escuchando "El príncipe destronado", el gran Juako y Froilán...

enero 23, 2007 6:36 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home